Lo que hago cuando necesito concentrarme

Mi flujo de trabajo depende de lo que tenga que completar. Para algunas tareas, tengo que ser activa y comunicativa, respondiendo preguntas o contribuyendo a un proyecto. Durante estos momentos, suelo pasar de una tarea a otra.

En otras ocasiones, necesito sentarme y concentrarme, bloqueando las distracciones para poder completar un proyecto. Estos tipos de tareas me toman más esfuerzo que el tomar decisiones y dar respuestas de forma activa. Escribir los artículos de mi blog, llenar formularios largos, tomar notas de los libros que leo y crear planes de implementación son ejemplos de tareas que requieren concentración diligente. Mi mente suele divagar y a veces postergo tareas, así que decidí que necesitaba un nuevo enfoque para mantener la concentración.

Este método incluye ciertas prácticas que he desarrollado con el paso del tiempo y que me ayudan a completar el trabajo más rápido y de forma más eficaz.


[Foto: Rawpixel/Unsplash]

[Foto: Rawpixel/Unsplash]

1. Me comprometo con una fecha límite

Las fechas límites son muy útiles. Por ejemplo, si tengo un proyecto que debo terminar para el final de la semana, muevo la fecha límite dos días antes para asegurarme de acabar a tiempo.

A veces tengo una tarea por la que no estoy entusiasmada. Para situaciones como estas, tengo una táctica que me obliga a enfrentarme al trabajo. Me comunico con un compañero de trabajo y le digo que terminaré la tarea para cierta fecha, lo que me compromete a cumplir mi promesa. Odio no ser fiel a mi palabra, así que esto funciona de maravilla. Así es como empecé este blog. Le prometí a un grupo de colegas que publicaría mi primer artículo en el blog para el 22 de septiembre de 2017. Funcionó: empecé mi blog el 21 de septiembre.


[Foto: Eric Rothermel/Unsplash]

[Foto: Eric Rothermel/Unsplash]

2. Establezco una hora en mi calendario

Aparto una hora en la que sé que podré completar algunos proyectos de mi lista. A veces estoy tan ocupada que parece que no tengo tiempo ni para respirar, pero usualmente puedo encontrar media hora o una hora para trabajar en la tarea pendiente. Algunos trabajos requieren más que eso, pero me consuela recordar lo que una sabia amiga me dijo una vez: “Todo lo que has estado postergando se puede completar sustancialmente en unas tres horas”. He descubierto que hay mucha verdad en esto con el paso del tiempo.

Durante este horario designado, no trabajo en nada más. No toco otras tareas pendientes y pongo toda mi concentración en la tarea que tengo enfrente. Tengo el incentivo adicional de que, si no trabajo en esa tarea en ese momento, me será difícil encontrar tiempo para hacerlo después.


[Foto: Saulo Mohana/Unsplash]

[Foto: Saulo Mohana/Unsplash]

3. Me aseguro de que no haya distracciones

Tengo tres hijas pequeñas de seis, cuatro y dos años. Mientras escribo esto, tengo a mi hija de seis años, que se está recuperando de una gripe, en mi regazo, escuchándome mientras tecleo. Sin importar el día o la hora, es difícil encontrar un momento totalmente libre de ruido y distracciones.

Tengo dos lugares en los que puedo trabajar y en los que sé que no seré interrumpida en horarios específicos durante el día: una pequeña área de sentarse en mi casa y mi oficina en el trabajo. Acudo a uno de estos refugios cuando necesito concentrarme y trabajar. Me aseguro de que nadie toque mi puerta o entre en la habitación.

Las únicas distracciones que quedan son las de mi teléfono y computadora, principalmente redes sociales. Para eliminar la tentación, uso aplicaciones que me permiten bloquear las redes sociales por periodos de tiempo. En mi navegador, no tengo accesos directos a ninguna red social, así que, si tengo que ir a una plataforma específica, estoy obligada a escribir la dirección. Esta acción suele darme suficiente tiempo para reconsiderar la idea y volver al trabajo.


[Foto: Emma Frances Logan/Unsplash]

[Foto: Emma Frances Logan/Unsplash]

4. Escucho música

Cuando necesito concentrarme, me coloco mis auriculares y me pongo a trabajar. Nada me ayuda más a concentrarme que la música. Ciertos tipos de música me ayudan a pensar. Por ejemplo, justo ahora estoy escuchando mi lista de reproducción favorita de piano (está en Spotify y se llama “Peaceful Piano”). Esta música es lenta, inspiradora y relajante, y funciona muy bien cuando necesito poder concentrarme. Otros tipos de música me han ayudado en otras ocasiones, solo se trata de encontrar los indicados.

Con el tiempo, he encontrado espacios en mi agenda en los que puedo hacer trabajo que requiere concentración. Ahora, cuando tengo que hacer algo que requiere toda mi atención, aparto uno de esos espacios, voy a un lugar tranquilo, escucho algo de música y me pongo a trabajar. Sigue siendo complicado y no he dejado de postergar tareas por completo, pero estoy mejorando y soy más disciplinada cuando se trata de sentarme y concentrarme en lo que debo hacer.

¿Qué haces tú cuando necesitas concentrarte?

Pamela Ayuso - About Section

SOBRE LA AUTORA

Pamela Ayuso es una autora y cofundadora y CEO de Celaque. Es una emprendedora y desarrolladora de bienes inmuebles que tiene experiencia en liderazgo ejecutivo en dos de las desarrolladoras inmobiliarias más exitosas de Honduras: administrando operaciones en Alianza y liderando Celaque. Celaque desarrolla edificios de oficinas y residenciales y administra una amplia cartera de propiedades. El enfoque de Pamela es convertir a Celaque en un modelo para la empresa del siglo XXI.

Además de su papel como CEO en Celaque, Pamela es la autora del libro más vendido de Amazon, Heptagrama: El sistema de diseño empresarial de 7 pilares para el siglo XXI. Ofrece conocimientos prácticos sobre el desarrollo personal y empresarial para otros emprendedores y líderes empresariales, en su blog y LinkedIn. Su esposo y sus tres maravillosas hijas inspiraron la historia de su primer libro para niños, Alicia y Cone pintan un mural.

MEJORA COMO MANEJAS TU TIEMPO

Únete a nuestra lista de correos y recibe nuestro ebook gratis Administración de tiempo para dueños de empresas ocupados.

Pamela Ayuso usará la información de este formulario para mantenerse en contacto contigo y enviarte actualizaciones. Puedes optar por salirte en cualquier momento al dar clic en el enlace de cancelar suscripción que se encuentra al pie de página de cualquier correo electrónico que recibas de nosotros, o al contactarnos por medio de pamela@pamelaayuso.com. Tu información será tratada con respeto. Utilizamos cookies y tecnologías similares para manejar este sitio web y para entender mejor cómo lo utilizas. Para más información, lee nuestra Política de privacidad.

¿Buscas algo más? Usa el buscador para encontrar más consejos prácticos de Pamela.

Categorías