La paciencia y el crecimiento de tu negocio

Los negocios suelen recompensar la velocidad. Cuando nos movemos rápido, crecemos más rápido y logramos más. Pero no todo puede pasar de la noche a la mañana. A veces, por mucho que nos gustaría que fuera cierto lo contrario, los proyectos, las nuevas iniciativas y las ideas toman tiempo.

Raramente hablamos de la paciencia como un valor y característica del liderazgo. No podemos obligar a que las cosas produzcan fruto antes de estar listas, y es importante estar alineados con esta realidad. En varias ocasiones he sentido la presión y la necesidad de hacer más y más rápido, pero ahora pienso que hacer eso a veces puede ser un error.

[Foto: Annie Spratt/Unsplash]

[Foto: Annie Spratt/Unsplash]

La presión añadida solo hace que las personas se sientan más estresadas, y raramente consiguen metas inalcanzables. Y si completan la tarea, puede que no tenga el grado de calidad deseado. Además, presionar para hacer más sin analizar la situación subyacente puede hacer que las personas se sientan desmotivadas y perdidas.

Cuando te parezca que las cosas no avanzan tan rápido como deberían, te recomiendo seguir estos tres pasos para saber si la paciencia puede ser la respuesta más apropiada.

1. Conoce los detalles

Si un proyecto avanza lentamente, averigua qué está pasando. Tómate tu tiempo para conocer los detalles. Analiza cuál es la realidad actual y cuáles son los obstáculos que tienes tú y tu equipo.

Cuando hago esto, suelo descubrir que mis expectativas no están basadas en la realidad. A veces no he hecho ese tipo de trabajo en mucho tiempo, o nunca lo he hecho. Por tanto, puede ser que esté subestimando el tiempo necesario para completarlo.

En otras ocasiones, descubro que el equipo del proyecto no tiene suficientes recursos: tiempo, personas o conocimiento para realizarlo adecuadamente. Entonces se vuelve cuestión de ayudar al equipo a encontrar los recursos necesarios para avanzar con la velocidad requerida. Los recursos pueden ser en forma de una ampliación de la fecha límite, una contratación adicional, o sugerir que trabajen con un profesional independiente que puede brindar experiencia al proyecto.

2. Confirma la velocidad del proyecto

Asegúrate de que el trabajo progrese en incrementos. A veces las personas se abruman tanto que dejan de trabajar en el proyecto para ocuparse de otras prioridades. Si es esencial, trata de trabajar con una agenda con el equipo para asegurarte de que trabajen en él todos los días hasta lograr terminar. Es difícil hallar motivación en proyectos a largo plazo para seguir y terminar lo que hemos empezado. Sin embargo, estos suelen ser los proyectos más importantes.

En tiempos de demanda alta, he descubierto que este enfoque es uno que garantiza que el proyecto siga avanzando según lo planeado. Con pequeños logros diarios, tu equipo se sentirá más motivado para seguir hasta terminar.

3. A veces, simplemente toma tiempo

No todo puede suceder con rapidez. Este hecho no significa que debas cruzarte de brazos y esperar eternamente. Haz tu mejor esfuerzo por planear la duración del proyecto en base a experiencias anteriores. Si esto no es posible, haz tu mejor aproximación. Dado que solemos subestimar los detalles, asigna un margen de tiempo extra.

[Foto: Annie Spratt/Unsplash]

[Foto: Annie Spratt/Unsplash]

Con un plan claro y la disciplina para apegarse a este, tú y tu equipo alcanzarán sus metas. Cuando se haya puesto en acción el plan, te será más fácil esperar. Habrás hecho todo lo posible para garantizar que las cosas sigan en la dirección deseada. Y, eventualmente, llegarás a tu destino.

A medida que esperas, la paciencia será tu mejor aliado. El diccionario Merriam-Webster define ser paciente como firme a pesar de la oposición, la dificultad o la adversidad. Si logras avanzar con calma a pesar de los obstáculos, tú y tu equipo serán capaces de superar los obstáculos que harían que otros se rindan.

La paciencia, como he aprendido, se trata de ser fuerte.

Pamela Ayuso - About Section

SOBRE LA AUTORA

Pamela Ayuso es una autora y cofundadora y CEO de Celaque. Es una emprendedora y desarrolladora de bienes inmuebles que tiene experiencia en liderazgo ejecutivo en dos de las desarrolladoras inmobiliarias más exitosas de Honduras: administrando operaciones en Alianza y liderando Celaque. Celaque desarrolla edificios de oficinas y residenciales y administra una amplia cartera de propiedades. El enfoque de Pamela es convertir a Celaque en un modelo para la empresa del siglo XXI.

Además de su papel como CEO en Celaque, Pamela es la autora del libro más vendido de Amazon, Heptagrama: El sistema de diseño empresarial de 7 pilares para el siglo XXI. Ofrece conocimientos prácticos sobre el desarrollo personal y empresarial para otros emprendedores y líderes empresariales, en su blog y LinkedIn. Su esposo y sus tres maravillosas hijas inspiraron la historia de su primer libro para niños, Alicia y Cone pintan un mural.

MEJORA COMO MANEJAS TU TIEMPO

Únete a nuestra lista de correos y recibe nuestro ebook gratis Administración de tiempo para dueños de empresas ocupados.

Pamela Ayuso usará la información de este formulario para mantenerse en contacto contigo y enviarte actualizaciones. Puedes optar por salirte en cualquier momento al dar clic en el enlace de cancelar suscripción que se encuentra al pie de página de cualquier correo electrónico que recibas de nosotros, o al contactarnos por medio de pamela@pamelaayuso.com. Tu información será tratada con respeto. Utilizamos cookies y tecnologías similares para manejar este sitio web y para entender mejor cómo lo utilizas. Para más información, lee nuestra Política de privacidad.

¿Buscas algo más? Usa el buscador para encontrar más consejos prácticos de Pamela.

Categorías